Discusiones

Falsificaciones en la moda: tabúes y verdades

Existen muchas opiniones con respecto a las falsificaciones en la moda, pues actualmente vemos que existe un incremento en su distribución y casi podríamos afirmar que, la mayoría de nosotros, hemos hecho uso de algún producto no original o una copia, pero ¿Cómo delimitamos lo que es aceptable y lo que no lo es?

¿Fashion Law? ¿Falsificación? ¿Propiedad intelectual? ¿Qué es todo esto?

El aspecto legal de la moda es un tema muy interesante; sin embargo, ha sido muy poco explorado por la complejidad de matices y variedad de conceptos. Para hablar de las falsificaciones en la moda es indispensable empezar teniendo en cuenta qué es la propiedad intelectual (PI), ya que esta es la jurisdicción legal que sirve como órgano regulador y que actúa sobre estos fraudes. 

Para definir conceptos claves en la PI, y evitar contribuir a la formación de ideas difusas, nos basaremos en los conceptos de la INAPI, una entidad especializada en derechos de propiedad industrial. Durante esta sección del artículo nos ayudaremos del siguiente gráfico para entender mejor dónde guarda lugar cada término según su relación y escala.

Falsificaciones en la moda
Vertientes de la propiedad intelectual. Gráfico propio

Para continuar, entendamos de qué se encarga la Propiedad intelectual, la cual es definida por nuestra fuente como “la relación con toda creación que produce la mente humana”.

Pero, ¿Cómo la propiedad intelectual defiende estas creaciones?

La respuesta es a través de sus 2 grandes vertientes: la propiedad industrial y el derecho de autor. Ambas se vinculan esencialmente a la industria de la moda por su ejecución en distintos momentos, siendo parte de los procesos de la construcción y la exploración de la pieza, para su posterior uso en la realización de una idea o colección comercial.

Mientras el derecho de autor busca “proteger los derechos de los artistas, intérpretes o ejecutantes sobre sus interpretaciones o ejecuciones”, la propiedad industrial se encarga de “patentes de invención, modelos de utilidad, marcas comerciales, colectivas, de certificación e indicaciones geográficas y denominaciones de origen”.

Poniendo un ejemplo práctico tomemos el caso de un estudiante que hace una colección de grado registrando sus bocetos y patrones. Estos registros estarían protegidos por los derechos de autor. Por otro lado, en el caso que el estudiante llegue a obtener un capital y decidiera hacer dicha colección con un carácter comercial, debería hacer un trámite para proteger su obra por derechos de propiedad industrial.

Ya entendidos estos conceptos comprendemos que la PI se encarga de regular todo tipo de fraudes, falsificaciones en la moda y aquellas acciones que atentan sobre la creación individual. Gracias a esta información podríamos hablar de los casos más recurrentes sobre estos derechos a la vez que definimos los conceptos faltantes como el plagio y la piratería (copia) a través de ejemplos que hablen un poco de lo que sucede en Perú.

¿Cuáles son los modelos de falsificación en la moda peruana?

Aterrizándolo al territorio de la industria hoy en día, el tema de las falsificaciones en la moda es muy recurrente o tal vez más visible, ya que podemos apreciarlas mejor gracias a la interconectividad, pues de manera inmediata podemos enterarnos lo que pasa en la industria a nivel global. Sin embargo, al mismo tiempo esto causa que sea difuso identificar quién es el dueño de la idea y la eterna pregunta de ¿Quién le copió a quién?

falsificaciones en la mod
Publicación de comparativa de productos. Fuente Diet Gamarra

En nuestro contexto se denuncian ciertos tipos de falsificaciones y se dejan pasar otros. Así, es muy común que se escuchen comentarios sobre la autenticidad de un bolso, la proveniencia de un reloj o una hebilla de alguna marca de lujo; sin embargo, estas no son las únicas manifestaciones de la falsificación en la moda, ya que el plagio se ve registrado de distintas maneras e incluso para diferentes estratos sociales.

Para adentrarnos al tema del plagio y la piratería, citaremos un documento de CERLALC, donde ejemplifican diferencias clave entre estos 2 términos definiéndolo de forma corta en la siguiente frase: “Se debe distinguir entre reproducción no autorizada, en la cual se respetan los derechos morales del autor, siendo la intención del copista aprovecharse económicamente de la obra; y el plagio, en el cual la actividad consiste en copiar sustancialmente la obra, haciéndola pasar como propia”

 falsificaciones en la moda
Tipos de falsificación. Gráfico propio

La piratería, de esta manera, busca “aprovecharse del prestigio de la producción ajena, calca o imita, lo más fielmente posible, las características externas del producto reproducido sin autorización, con inclusión de todas las menciones relativas al autor, al artista intérprete o ejecutante y al productor”. Aquí se habla de los procesos de la marca como tal y acciones esenciales para la comercialización, ya sean las campañas, logotipo, paleta de color, procesos de distribución y emblemas icónicos de la marca. Haciendo referencia directa a las réplicas en la moda, un ejemplo de ello es cuando compras una casaca Nike que no es Nike.

Una de las formas más recurrentes de observar piratería es en Gamarra, Polvos Azules o en pequeñas marcas comerciales en las cuales es fácil observar grandes estampados de marcas como Gucci, Levi´s o inclusive bolsos Louis Vuitton en las calles, marcas a las cuales la población promedio no posee el acceso de comprar, no solo por aspectos económicos sino también por la baja comercialización o nula cantidad de proveedores de estos productos en nuestro país.

LEE TAMBIÉN: [Situación de lxs trabajadores textiles en Gamarra]

Tiendas de gamarra con falsificaciones de marcas comerciales(piratería). Fuente: YouTube

El plagio, por otra parte, es definido como “el acto de presentar como propia, en su totalidad o en parte, la obra de otra persona”.

La complejidad del plagio es tan amplia y recurrente que existen distintas escalas de clasificación como el plagio burdo el cual se define cuando “la usurpación se realiza sin introducir modificaciones a la obra primigenia”, lo cual hace referencia a copiar algo de manera directa. Sin embargo, también existe el plagio parcial o inteligente, en los que en ocasiones se añaden “modificaciones a la creación ajena, la mayoría de las veces para tratar de disimular la apropiación que hace de la producción de otro”.

Estos plagios se han visto, sobre todo en el contexto actual de la pandemia, en las marcas online o en plataformas digitales, donde se aprovecha la ambigüedad de la red para sacar diseños de Pinterest, productos copiados de otras empresas e incluso de otras pequeñas marcas de otros países haciéndolas pasar como diseño propio. 

La Propiedad intelectual en la moda se refiere a las creaciones de los diseñadores como obras originales, ya que plasman ideas nuevas; sin embargo, en lo que compete a la moda comercial esta es un poco más complica de definir, pues lo que se ve es que existen prendas que no pueden patentarse en sí mismas como vestidos, camisetas y pantalones. Además de ello, se debe tomar en cuenta que existen diferentes procesos y jurisdicciones de acuerdo a cada país para regular lo que puede ser calificado dentro del derecho industrial, derecho de autor o ambas.

Toda esta problemática afecta de manera directa a la industria de la moda local. Copiar o replicar diseños, colores o incluso la identidad gráfica de la marca, como observamos en los anteriores ejemplos de Diet Gamarra y Fakeasfaq, es muy contraproducente, ya que hace que nos centremos en un hueco de conformismo creativo (decirnos a nosotros mismos que no podemos crear algo nuevo porque no somos lo suficientemente buenos, no tenemos tiempo, etc.) en donde cada vez cabemos más y más en lugar de crear piezas originales, que desde mi perspectiva es de lo que se trata la moda.

Sin duda, no creo que evitar un proceso creativo personal y basarnos solo en mirar al lado sea el camino para empezar en una industria enfocada en el diseño, pero, salvando diferencias, seamos conscientes que todos tenemos referencias cercanas y ello también es necesario. Ante ello, es interesante plantearnos ¿Por qué está siendo tan común en las marcas no desarrollar un concepto estético propio?

Gucci, Pucci, las copias y la creciente sequía creativa

Ya sabemos que uno de los principales actores de las falsificaciones en la moda son las personas que hacen y comercializan los productos, pero ¿Qué hay de quienes las consumimos?

falsificaciones en la moda
Organizador visual sobre los procesos de falsificación en la moda. Gráfico propio

Al principio del artículo hablaba sobre la normalización de las falsificaciones en la moda y luego, repasando las principales acciones de algunas marcas, es claro que este modelo de copia y piratería tiene mucha vigencia en nuestros días, aun cuando se hable abiertamente de que esta es una acción negativa para la industria, así sea una casa de moda de lujo o una marca independiente.

No podemos echarle toda la culpa a los vendedores y proveedores, ya que las falsificaciones en la moda existen por una necesidad. No solamente hablamos del modelo de réplica de casas de lujo, sino también de los pequeños emprendimientos que son copiados diariamente por marcas que consumimos de manera directa porque está menos caro, porque no está disponible en mi país o porque simplemente me gustó y lo quise comprar.

Sabemos que el sistema de la moda se basa fielmente en tendencias europeas y occidentales, por lo cual es fácil de esperar que exista una gran cantidad de replicas en el mercado y que haya un público numeroso que las consuma, pero como vimos en la anterior sección no hablamos de solo carteras Chanel o hebillas Gucci. El sector de las falsificaciones en la moda aún existe porque como consumidores aún hacemos uso de él y nos hace parte de los accionantes junto a los productores y vendedores, donde somos parte de la cadena de participación como observamos en el siguiente gráfico.

Como vimos existen demasiados conceptos al rededor del tema de la falsificación; sin embargo, examinamos algunas pautas para marcas y consumidores que nos puedan ayudar a ver su complejidad y replantearnos cómo reaccionarnos ante esta.


Portada por Lorena Naveda

Si quieres seguir leyendo artículos como este, síguenos en Instagram.