uniformes escolares femeninos
Discusiones

Uniformes escolares femeninos: entre la sexualización y la infantilización

Si ponemos el termino colegiala en el buscador de imágenes de Google, la mayoría de las fotos son mujeres semidesnudas con un mini-uniforme escolar. Sin embargo, ¿acaso colegiala no es el término atribuido a las niñas entre los 5 y 17 años que van a la escuela? ¿Qué está pasando con los uniformes escolares femeninos, entonces?

Los uniformes escolares femeninos han sido objeto de polémica por distintas razones en los últimos años. Por un lado, cuentan con críticas por cómo limitan las actividades de las niñas en la movilidad para el juego. Mientras que por otro son el centro del debate en torno a la forma en que los medios de comunicación utilizan esta pieza para vestir personajes que no están dirigidos al público que utiliza la prenda.  

LEE TAMBIÉN: [El uniforme escolar, un obstáculo para la expresión de la identidad]

Pero el punto de este articulo no gira en torno a lo impráctico o incómodo que nos resulta el uniforme escolar femenino, sino en cómo esta prenda se ha convertido en un símbolo de la sexualidad femenina. Así, se la considera un punto de encuentro con el cual las niñas adquieren una imagen más “adultas” y a la vez las mujeres adoptan una imagen más “juvenil”.

Construcción de la feminidad

Los uniformes escolares femeninos son la prenda predominante a lo largo de la vida escolar y es justamente en este periodo que se atraviesan por etapas fundamentales para el desarrollo humano, como es la adolescencia.

En este tiempo de maduración tanto física como emocional se generan grandes cambios en los seres humanos. Así, en esta etapa se da un proceso de búsqueda de identidad y cuestionar diversos temas en torno a nuestra imagen es bastante común.

uniformes escolares femeninos
Fuente: La Verdad

En el caso particular de las mujeres, este periodo genera mucha más presión sobre la imagen corporal puesto que hemos sido criadas y socializadas bajo estándares sociales que destacan nuestros atributos físicos por sobre nuestras capacidades.

Pero, ¿qué relación guarda esto con la construcción de la femineidad y los uniformes escolares? Como mencionamos previamente, los uniformes escolares femeninos son la única opción de vestir en uno de los espacios fundamentales dentro del proceso de sociabilización humana: la escuela. Así, no es de sorprender que, durante el trascurso de la adolescencia, este punto se vuelva el centro de encuentro social más importante para les adolescentes.

Dentro de la construcción de identidad de les adolescentes y como forma para diferenciarse de los demás y reafirmar su imagen individual, estos suelen adoptar como ejemplos muchas actitudes, comportamientos y vestimentas de mujeres consideradas socialmente hermosas. Esto sin tomar en cuenta cómo es que su categorización responde a todo un sistema patriarcal que cosifica a las mujeres desde muy temprana edad exigiéndoles una imagen corporal que no se asemeja sí mismas y planteando la idea de que el valor de las mujeres es medido por su imagen física.

uniformes escolares femeninos
Fuente: El mostrador

Medios de comunicación

La televisión, la publicidad, el cine y el internet son los medios de mayor consumo cotidiano. Por ello, la perspectiva que los adolescentes tienen en torno a los roles de género, belleza y cuerpo está indudablemente influida en gran porcentaje por lo que se muestra en los medios masivos.

Para el caso de las mujeres se ve que estas imágenes mediáticas refuerzan su cosificación, esto es que su valor está más asociada a su corporalidad y estética que por su intelecto o capacidades.

uniformes escolares femeninos
Fuente: Pinterest

Como consecuencia, esto va reforzando cada vez más el ideal femenino sobre cómo debería ser la mujer y sosteniendo la idea de feminidad como intrínsecamente ligada a la juventud, la inocencia y la sexualidad.

Escolares hipersexualizadas

Según Úrsula Perona (2021), la hipersexualización consiste en la exaltación de la sexualidad como medio de obtención de un valor social. Esto puede, a la vez, relacionarse a la sexualización de expresiones, gestos o comportamientos característicos de la infancia.

uniformes escolares femeninos
Fuente: Pinterest

Series populares como Rebelde, Élite, Gossip Girl, están dirigidas a adolescentes y adultos jóvenes. En estas series, los personajes muestran a mujeres en supuesta edad escolar con cuerpos que no concuerdan con la adolescente promedio entre los 15 y 17 años.

Es así que entre varias de estas producciones audiovisuales no solo el ideal de belleza hegemónico es reproducido sino que también los actos de subirse la falta o desabotonarse la blusa se convierten en un símbolo de rebeldía y madurez. Así, la sexualización del cuerpo va destacando el final de la etapa infantil y marcando el inicio de la adultez temprana.

¿Qué pasa con las mujeres adultas?

Ya al terminar el periodo escolar, los uniformes se guardan al final del armario o se regalan a la próxima generación. Sin embargo, el mercado no ha desaprovechado la imagen sexualizada que se construyó sobre esta prenda. Es así que los uniformes escolares femeninos han continuado su presencia en el mercado para vender el ideal juvenil de los años de colegio. 

LEE TAMBIÉN: [La vejez en la moda: ¿por qué no vemos personas mayores en la moda?]

Los disfraces de “colegiala sexy” para Halloween o los trajes de role play confirman nuestra postura respecto a la sexualización de esta prenda, haciendo evidente los vínculos entre el patriarcado y el capitalismo neoliberal. Así, se transforma el cuerpo en mercancía y en la base de la construcción de la identidad femenina como un sinónimo de sexualidad.

Fuente: Dreamstime

Es así que, de forma contraria al efecto de los uniformes en el grupo de adolescentes, para un mercado más adulto, los uniformes adquieren la función de infantilización femenina. Teniendo en cuenta que la sociedad se basa en valores adultocéntricos (donde el valor está en el adulto y no en les niñes) la infantilización femenina no solo implica la imagen externa, sino que también está cargado de invalidación y poco reconocimiento hacia las mujeres.

Según Mónica Serrano (2021), la infantilización física del cuerpo no solo niega la madurez, sino que también es un impedimento para las mujeres de conectar con su parte emocionalmente adulta. Esto, como consecuencia, termina desorientándolas y volviéndolas emocionalmente dependientes de los demás con una necesidad constante por aprobación.

Uniformes escolares desde el feminismo

Como plataforma con enfoque feminista, estamos en contra de todo tipo de opresión desde el patriarcado. Sabemos que para gustos y colores no hay autores, sin embargo, es innegable que los medios de consumo que nos rodean están construidos según las preferencias del sistema patriarcal.

Este sistema no ha sido construido en función de las preferencias de las mujeres, sino que la óptica predominante toma solamente la de los hombres. Y es desde este male gaze que se ha trasformado una prenda propia del público infantil en un símbolo para explotar la imagen femenina. Todas las mujeres, independientemente de sus edades, deberían sentirse libre de vestir como deseen.

Por lo que, finalmente, nos gustaría invitar a cualquiera que lea este articulo a la reflexión constante y a seguir luchando en contra de la opresión femenina en todas sus formas. Hasta el detalle más mínimo puede cambiarse en beneficio de una sociedad más igualitaria y los uniformes escolares femeninos no deben ser la excepción del caso. 


Portada por Lorena Naveda

Si quieres tener acceso a información similar visita nuestro Instagram