estereotipos en la vestimenta
Extra Craps

4 estereotipos en la vestimenta

Una y otra vez hemos repetido que las imágenes que consumimos en los medios, desde la televisión hasta Instagram, van construyendo realidades. Debido a que, en su mayoría, se construyen desde una perspectiva heteronormativa y patriarcal, estas imágenes se convierten más en estereotipos irreales que sirven para oprimir a ciertos grupos disidentes que a representar con fidelidad sus subjetividades. Asimismo, sin duda alguna, estos estereotipos se construyen también desde su lado estético a través de la vestimenta.

Si bien podemos encontrar muchísimos más estereotipos en la vestimenta, aquí les mostramos algunos que se ven de forma más frecuente en los medios.

4 estereotipos en la vestimenta

Feminidad, show y homosexualidad

La primera que se nos viene la mente por lo recurrente que ha sido a pesar de los años, es la forma en la que se ha retratado la homosexualidad, sobre todo entre los personajes de las telenovelas más famosas del Perú.

estereotipos en la vestimenta
Screenshot del personaje de Claudio de Al Fondo Hay Sitio. Extraído de YouTube

Para hablar de las telenovelas más sintonizadas en el país, teníamos que revisar 1000 Oficios que estuvo por 3 años al aire en Panamericana Televisión y Al Fondo Hay Sitio que estuvo al aire por 7 años en el canal 4.

Ambas telenovelas tenían un personaje abiertamente homosexual que tenía una representación bastante similar a pesar de la diferencia de décadas de ambas producciones. Los dos personajes, además de tener gestualidades muy pronunciadas, tono de voz aguda y chillona, y tener actitudes coquetas con el resto de personajes hombres heterosexuales, tienen un patrón de vestimenta. Tanto Armando como Claudio, personajes homosexuales de las dos producciones, se visten de colores vistosos y resaltantes a diferencia del resto de personajes. Además, se les viste con accesorios tradicionalmente femeninos como el delantal con bobos en el caso de Armando de 1000 Oficios.

Tenemos que tomar en cuenta también que estos personajes serían solo una versión más light de otros personajes con los cuales se hace un display más grande del estereotipo homosexual en la tele peruana: la Carlota, quien tiene las mismas características que los anteriores personajes, solo que con mayor exageración en todo aspecto debido también a los tipos de show que requiere el uso de este personaje.

Recordemos que si bien esto puede parecer inofensivo y hasta ‘gracioso’, la representación humorística sobre la homosexualidad es solo el punto del iceberg para la situación de las personas homosexuales en nuestro país, quienes aún en la actualidad no gozan los mismos derechos que las personas heterosexuales. El humor también es una construcción sociocultural, así que la próxima vez al ver estos personajes hay que preguntarse quién se está riendo de quién.

Maternidad y recato

Otro tipo de estereotipo que se traduce también en una forma de opresión, es el cómo debe lucir una madre. En términos de vestimenta, usualmente esta se traduce en una presión por ser de un corte recatado, a diferencia de la libertad sexual y sensual que puede ser relacionada a la juventud sin hijes.

LEE TAMBIÉN [La vejez en la moda: ¿por qué no vemos personas mayores en la moda?]

Extraído del catálogo de la edición Feliz Día de la Madre de Falabella. Extraído de página web Cover Management

Recordemos que existe una relación muy estrecha entre sexualidad, maternidad y edad, la cual vuelve un imperativo que al ser madre (asumiendo que esta se da en determinada edad) se tiene que optar por ciertas actitudes y vestires ‘acorde a tu condición de madre’. Así se debe dejar de lado ciertas opciones porque ‘ya se es madre’. Aquí se puede observar una vez más otro imperativo que debe ser actuado por la mujer.

LEE TAMBIÉN [Cuerpos gordos, feminismo y moda]

Para esto, solo basta revisar los catálogos del Día de la Madre de Falabella o Ripley, principales retail presentes en la gran mayoría de ciudades de nuestro país. No vamos a llenar este artículo de fotos de cada página de los miles de catálogos que estas empresas han sacado por el Día de la Madre, pero sí es evidente que, si bien se ha diversificado la imagen de la madre hacia un sector más juvenil, persiste, al menos, los mismos cortes de las prendas y los colores. Así, las prendas que figuran para mamá son aquellas que son de tipo más conservador, esto quiere decir, que el pecho no está descubierto o tiene tonos neutros o no tan llamativos.

Niñez binaria y los colores

Otro estereotipo en la vestimenta es aquel que los adultos, desde su visión binaria del mundo, les imponen a sus hijes. Ya se tiene en claro que existe una clasificación de actitudes, tipo de juguetes, juegos y muchas otras cosas más de acuerdo al sexo y género impuesto al nacer. A esto se le suma los colores tradicionales para niñas y niños: el rosado para niñas y el celeste para niños. Desde los colores de los globos de celebración por su nacimiento hasta la ropa que se les compra a los recién nacidos, la selección se basa en la visión binaria que corresponde cierto sexo/género (entendidos como algo intercambiable) con un color determinado.

LEE TAMBIÉN [Género y moda, parte 1: en de-construcción y Género y moda, parte 2: en re-construcción]

Si bien esto es muy fácil de comprobar, podemos remitirnos nuevamente a los catálogos de Ripley y Falabella.

Publicidad de Ripley. Extraído del Facebook de la empresa

Esto puede que no se conciba como algo problemático, sin embargo, hacer perdurar esta clasificación de colores de acuerdo a un sistema de sexo/género binario es ridículo, como ya lo hemos expuesto anteriormente en otros artículos, pues reduce la identidad de género a solo dos opciones separadas no concibiéndola como el espectro flexible que es. Asimismo, reproducir en les niñes esta visión binaria significa validar la exclusión de otras formas de sentires y expresiones que empiezan a asociarse a una otredad negativa.

Feminismo y agresividad

A diferencia de los casos anteriores donde nos sobraban ejemplos, en esta ocasión debido a que el feminismo es aún un tema que se toma con muchas pinzas desde los medios masivos, debido a que, como en toda sociedad altamente patriarcal, se le tiene miedo.

Cabe resaltar que aún así podríamos decir mucho solo con ver las redes sociales, en especial, en el revuelo que hubo en redes cuando la actriz Mayra Cuoto ganó el financiamiento del Ministerio de Cultura para su proyecto audiovisual de contenido feminista.

estereotipos en la vestimenta
Kat, el personaje feminista de 10 Cosas que Odio de Ti. Extraído de Vox

Sin embargo, en términos de imágenes no se tiene mucho con qué trabajar. Así que solo nos queda apelar a la forma en la que se ha construido la representación de las feministas en producciones audiovisuales extranjeras pero de consumo peruano.

Este es el caso de diversas películas noventeras como 10 Cosas que Odio de Ti o series de hace poco como Modern Family. En este tipo de producciones, los personajes feministas suelen tener un estilo asociado más a la masculinidad, con prendas sueltas que neutralizan la figura de sus cuerpas y tonalidades contrarias a la feminidad normativa (rosado y pasteles, por ejemplo).

LEE TAMBIÉN [¿Feministas machonas? La representación de las feministas en los medios]

Junto a la denominación despectiva de feminazis, la construcción agresiva de las feministas solo puede responder a lo que decíamos antes: el miedo del patriarcado, que busca posicionarnos en el imaginario como algo del cual se debe huir.


Portada por Lorena Naveda

Si quieres leer más artículos como este, síguenos en Instagram.