ropa sin género
Discusiones

¿La tendencia “genderless” es de verdad ropa sin género?

Algo que nos ha llamado mucho la atención últimamente es la constante versatilidad que se encuentra en la ropa de hoy en día. Gracias a diversas redes sociales, la idea de crear una imagen agradable trasciende de los estándares tradicionales al vestir. Esto ha convertido la idea de ropa sin género en una tendencia cada vez más fuerte.

Pero lo que nos impulsó en esta oportunidad a hablar un poco sobre esta industria fue el mercado comercial donde se desarrolla. Así, tenemos algunas dudas en torno al concepto detrás de la etiqueta “genderless” que se está manejando.

Antes de abordar de lleno la perspectiva que buscamos defender en este artículo, nos gustaría hablar un poco sobre los estereotipos de género y la masculinidad tóxica. Esto es importante pues son prejuicios que giran en torno a la ropa sin género.

Rosa y azul: un espectro que aún nos persigue

La cisnormatividad (la regla que asume que todes somos cisgénero, o sea que nuestra identidad de género hace match con nuestro género asignado al nacer) ha limitado muchos campos dentro de la vida de hombres, mujeres y disidencias obligándonos a vivir bajo la crítica constante por parte de quienes consideran lo socialmente aceptado como la única opción. Estos estándares sociales, así, son los que dotan de características “femeninas” o “masculinas” a determinados comportamientos.


[ LEER TAMBIÉN: Género y moda, parte 1: en de-construcción, Género y moda, parte 2: en re-construcción ]


ropa sin género
Ziggy Stardust, ejemplo de ropa sin género en los 70′.
Fuente: Pinterest.

La industria de la moda no está exenta de estas normas aunque sí ha dado mucho que hablar en el campo de la innovación gracias a atrevidos diseños. Pero la exclusión y el encasillamiento de lo atribuido a un solo género sigue siendo algo muy común en la búsqueda de “aceptación” a nivel comercial.

Esto está claramente reflejado dentro del mercado de ropa “masculina”. Este, así, cuenta con un catálogo muy limitado de elección en comparación al femenino. Aquí los criterios de color, estilo y talla suelen estar bajo el estándar de lo que representa ser un “hombre”. Por ejemplo, se busca que este no se vea demasiado delicado. Esta representación patriarcal de lo que significa ser hombre, restringe la expresividad dentro de las prendas. Por lo que cuando se presenta alguna disrupción se suele hacer burla del usuario cuestionando su “virilidad”.

Pero, ¿no es acaso la moda una expresión de nuestra propia identidad individual, un símbolo a través del cual el ser humano busca autodefinirse y manifestarse? Desde la disconformidad se creó una nueva conciencia acerca de los roles sociales asignados según al género popularizándose el concepto de lo que se denomina como ropa sin género.

Pero ¿Qué diferencia hay entre la ropa sin género, la unisex y la moda andrógina?

Consideramos que la confusión entre los significados de estos términos puede dificultar un poco el entendimiento de lo que buscamos explicar en esta oportunidad, por lo que nos gustaría aclarar algunos conceptos.

  • Ropa sin género: aquí se busca romper con el binarismo de género dentro de la industria de la moda, es decir, se busca comercializar ropa en variedad de tallas, colores y modelos.
ropa sin género
Fuente: Pinterest.
  • Ropa unisex: hace alusión a prendas que pueden utilizar “varones” y “mujeres”. Piezas especificas dentro de los estereotipos de géneros que brindan un aspecto más “neutral”, pero donde aún se pueden diferenciar el género (entendido desde un binarismo) del individuo que las porta. 
Fuente: Pinterest.
  • Moda andrógina: Se abarcan prendas que contribuyen a crear una apariencia donde el género de la persona no pueda identificarse. Se vuelve deseable el que sea imposible saber si quien porta es “hombre” o “mujer”. Nuevamente, se basa en el binarismo de género.
Fuente: Pinterest.

La etiqueta genderless

Algo que nos llama especial atención es la concepción de lo que significa moda sin género a nivel comercial. Una de las principales características atribuidas a las prendas genderless es lo funcional que resultan por sobre lo llamativas que se ven.


[ LEE TAMBIÉN Una nueva década: 3 tendencias 2021 ]


Así, se prefiere utilizar una gama de colores “neutros” por encima de la variedad. Esta restricción en colores, en opinión de esta redactora, no viene a ser más que un sobreesfuerzo por hacer “imposible” relacionarlos con el estigma del rosa para niñas y el azul para varones.

Pero, al mismo tiempo surge esta pregunta: ¿su afán por querer generar un aspecto “neutral” no están replicando patrones similares al del mercado de ropa masculina? Así, sus modelos de prendas, combinaciones y colores podrían ser fácilmente confundidos con ropa de “hombre”. Solo haría falta quitarles la etiqueta de ropa sin género.

Bajo esta lógica, ¿lo que nos están vendiendo no son más estereotipos? Esto solo hace más difícil el querer expresarnos sin caer dentro de lo socialmente construido como “femenino” o “masculino”, lo cual nos lleva devuelta al modelo básico que marca el patrón de la ropa masculina.

Fuente: Pinterest.

El desprecio de lo femenino desde la masculinidad toxica hace que muchas veces los hombres se deshumanicen desde la infancia hasta convertirse en “hombres de verdad”. Así, este estereotipo no hace más que arrebatarles la creatividad a los niños junto a cualquier otra forma de expresividad que no vaya de acuerdo a la norma construida.

Por todo ello, en opinión de esta redactora, la iniciativa ideal para reconsiderar lo que definimos como genderless a nivel comercial es el dejar de promover modelos exclusivos para hombres o mujeres. Y comenzar a dar pie a diseños variados según el gusto y la imaginación de quién quiera portarlos. Vistámonos no solo de acuerdo a nuestras preferencias, sino también dejando de pensar en la ropa como algo que nos define como “hombres” o “mujeres”.


Portada por Lorena Naveda

Para más contenido similar visita nuestra página de Instagram