feminismo
Entrevistas

“Nos necesitamos deconstruidas”. Feminismo y clase social a propósito de los casos de Nuna y Proyecto Killari

Hace dos semanas, antes que entráramos en cuarentena, hubo mucha discusión entre las usuarias de redes sociales por el desfile de 9M de la marca de bikinis Nuna. Esta, que comenzó por cuestionar la mercantilización del feminismo, terminó también incluyendo a la crítica a algunos proyectos que se abanderaban bajo el discurso feminista y que eran liderados por influencers conocidas.

Lo interesante fue cuando la discusión se empezó a volcar sobre la relación entre feminismo y clase social, y cómo este último puede generar relaciones de poder en proyectos y acciones sociales. Hasta Rosa María Palacios, por medio de su cuenta de Twitter, entró a la discusión (con pocas ganas de aprender, dicho sea de paso).

Con mucha indignación, pero también con muchas preguntas en la cabeza, nos contactamos con Andrea González, psicóloga feminista y activista, para que nos explicara qué era lo que ella veía en los casos de Nuna y Proyecto Killari, sobre los cuales giraron las discusiones en Twitter e Instagram. Y sobre todo, para que nos explicara bien qué es esto del feminismo interseccional, que tanto salió en la discusión.

Proyecto Killari y desfile de Nuna por el 9M

Antes de pasar a la entrevista, explicaremos un poco qué pasaron los días posteriores a la marcha del 8M que hizo que todo este revuelo apareciera.

Desfile de Nuna

El 9 de Marzo, la marca peruana Nuna Swimwear realiza un desfile/marcha por las calles de Barranco con varias influencers y, de acuerdo a ellas, trabajadoras de la marca. Varias de ellas llevaban pancartas con frases en contra del acoso callejero. Naturalmente, el evento fue subido a historias de Instagram por las influencers invitadas.

Extraído de las historias de Instagram de Nuna

Al día siguiente, muchas seguidoras de la marca y usuarias de Instagram empezaron a criticar el accionar de la marca mencionando que se estaba utilizando la lucha feminista como mera estrategia de marketing. A estas críticas las hermanas detrás de Nuna hicieron su respectivo descargo primero pidiendo perdón y luego acusando que se estaba desvirtuando la lucha feminista.

Proyecto Killari

Esta discusión se movió a la plataforma de Twitter en pocas horas, donde se empezaron a mostrar otros proyectos que se consideraban que también había un feminismo con aires de poder. Proyecto Killari, una iniciativa con el objetivo de realizar talleres de empoderamiento a jóvenes, fue uno de los más criticados. Este proyecto, organizado por varias influencers, como @lamujeralborde y @fashionindahat, tenía un evento programado para poder recaudar fondos para su primer taller de empoderamiento a comunidades vulnerables.

A las pocas horas, @lamujeralborde hace su descarga respecto a las críticas vertidas sobre el proyecto de la cual es parte.

Screenshot de respuesta de usuaria de Twitter con imágenes de las historias con la descarga de @lamujeralborde. Por si no es clara la fotografía, el texto de las historias dice: “Querida Mujer, aquí veo dos problemas: 1. Te dices feminista pero juzgas las iniciativas de otras mujeres feministas, 2. ¿Qué has hecho tu hoy para Empoderar al resto? y ya pa terminar, ¿Quién coño haría un taller de empoderamiento para explicar cómo ser influencer y tener una cuenta de Instagram? Todas las mujeres de @proyectokillari son profesionales en su tema. Por San Judas la ignorancia es atrevida.”

Ahora sí, la hora de Preguntas y Respuestas

Después de ver todo lo que está pasando le pedimos a Andrea que nos hablará de sus primeras impresiones sobre cómo se estaba manejando la idea de feminismo en estos casos y cómo también las influencers estaban respondiendo a críticas. Finalmente, hablamos de cuán importante es considerar el concepto y el movimiento feminista teniendo en cuenta su estrecha relación con las diferentes realidades de las mujeres.

Impresiones y críticas sobre los casos de Nuna y Proyecto Killari

C: ¿Cuál es tu primera impresión sobre la forma en la que se trata el feminismo en los 2 casos mostrados?

A: La palabra que puedo ver que se repite mucho es empoderamiento femenino, y muchas de ellas se autodefinen como feministas. La forma en que demuestran este empoderamiento se da de diferentes formas para estos 2 casos. Proyecto Killari es más un empoderamiento de la niñez de bajo recursos y la acción de Nuna fue una puesta en escena sobre el acoso sexual. Lo que acompaña a los 2 proyectos es una marca de ropa, accesorios, bikinis, etc. Aunque ellas refieren de que sus proyectos son libres de cualquier venta de sus marcas, es imposible, ya que ellas al estar al frente de las cámaras ya representan una marca.

¿Consideras que hay vacíos o ligerezas en los conceptos utilizados en sus discursos? ¿Cuáles? ¿Por qué crees que se da esto?

Vacíos, quizás, al decir que están hartas de que las violen o maten [fue una pancarta que llevaba la influencer @mariapazgv, asistente a la marcha de Nuna], pero nunca en sus redes comparten las denuncias de los agresores, no hablan en otro momento de estos temas más que en marzo, me preguntó cómo es que demuestran su molestia por estas situaciones si realmente están hartas.

Pasa esto porque no se está cuestionando su propio actuar, o se está viendo el movimiento feminista como show, al cual puedo hacerle un “performance urbano”.

¿Cuál es tu impresión de las descargas/respuestas brindadas en los casos luego de recibir críticas de lxs usuarixs?

Cero autocrítica. Me deja muy preocupada realmente, porque seguimos en un discurso egocéntrico, victimizándose y demostrando cero aperturas a la crítica.

¿Qué problema hay con la falta de una buena recepción de críticas?, ¿por qué crees que se da este tipo de reacciones?

La forma de reacción de una crítica es como un diagnóstico, nos puede demostrar qué tanta apertura quieren tener a la crítica constructiva, que las llevara por un proceso de reeducación. La respuesta que pudieron dar Proyecto Killari (específicamente la descarga de @lamujeralborde) y Nuna ha sido de cero escucha. Al contrario, demostraron soberbia (en el caso de la mujer al borde), menosprecio y victimización.

El enfoque político que le dan al feminismo no es un “nosotros” si no un “yo”, y esto lo vemos desde el momento en que realizan su descargo al ponerse ellas como víctimas de “bullying”

Existe un patrón en varios pronunciamientos donde previamente los han criticado por algún acto racista, homofóbico o clasista que cometieron y sus pronunciamientos siempre están describiendo que existió malinterpretación, racismo inverso, desunión y odio. Nunca existe una autocrítica, siempre es la culpa del otro.

Creo que se dan este tipo de reacciones porque me imagino que ellas no consideran que la crítica está viniendo de alguien a la cual es una persona que quieren escuchar.

¿Es importante cuestionar este tipo de proyectos y de actuares?

El feminismo en Lima, Perú y en Latinoamérica, está comenzando a ser mucho más visible, poco a poco, ya que vamos construyendo desde la movilización barrial, colectiva, comunitaria y justa.

No se pretende negar la opresión que pueda vivir la mujer de clase A, B, cisgénero, blanca, académica, pero se necesita también que esta mujer considere que su opresión no está al mismo nivel de la mujer precarizada C, D, trasgénero, racializada, analfabeta. No hacerlo es una falta de humanización.

Clase social y feminismo

¿El discurso feminista debe tomar en cuenta aspectos sociales como la clase social?

Definitivamente. El feminismo sin consciencia de clase no es feminismo.

En los casos de Nuna y Proyecto Killari ¿importaba quién y desde qué posición social se estaba emitiendo el mensaje? ¿Por qué?

Claro que importa, sin embargo, importa más el cómo comunicas tu discurso. No se pretende negar la opresión que pueda vivir la mujer de clase A o B, pero que esta mujer considere que su opresión está al mismo nivel que el de la mujer precarizada C o D es una muestra de falta de empatía y mucho egocentrismo.

¿Qué significa el feminismo interseccional?

Un feminismo interseccional significa un feminismo que actúa, siente y piensa con consciencia clase, raza y género, etc. Un feminismo que no es excluyente. Este reconoce que no existe un solo eje de opresión, como por ejemplo solo el género, si no también las diversidades de experiencias como ser mujer pobre, racializada, migrante, analfabeta, trans, neurodiversa, etc.

¿Cuál es la importancia de ser consciente de los privilegios de clase cuando se quiere hablar y enseñar sobre feminismo?

La clase social en la que estamos nos posiciona el desde dónde estoy hablando. Es por esta razón que es muy importante desaprender todos nuestros discursos clasistas interiores preguntándome varias cosas: cuántas veces me he sentido superior por el nivel económico que tengo, cuántas veces he juzgado a una persona pobre por serlo, qué significado tengo de la señora que limpia y cocina en casa, ¿la conozco?, ¿respeto sus derechos laborales?, cuántas veces he logrado varias de mis metas sin tanto esfuerzo como mucho otrxs, etc. Estas son algunas de las preguntas que me debería hacer para saber qué privilegios tengo y cuáles me ayudarían a dejar de juzgar o sentir que mis problemas son los más urgentes por tratar.

Una vez que reconoces tus privilegios, no necesitas culparte por ellos, pero sí entender de dónde viene y hacia dónde te lleva tu privilegio, reconocer sus consecuencias y reconocer que muchas personas de tu país y del mundo no tienen lo que tú tienes.

Un feminismo sin consciencia de clase es un feminismo que termina siendo individualista y sin pensamiento colectivo. Ello ni siquiera sería feminismo.

¿Cuál sería el proceder ideal si uno es de clase privilegiada?

Primero, tener muy claro que el feminismo lucha por los derechos de todas las mujeres y que si eres una mujer blanca, cisgénero, heterosexual y con poder económico y acceso a la educación retienes privilegios por sobre las demás que no entran en esas categorías.

Segundo, el ser consciente de los privilegios no solo es verlos. Esa toma de consciencia debe generar cambios de pensamiento, de conductas, de actuares, empatizando desde un rol horizontal. Este proceso sería la deconstrucción. Es necesario tener en cuenta que no debe ser paternalista, de lo contrario ya estaríamos cayendo en colonialismo con aquellas personas que no detentan los mismos privilegios que uno.

Tercero, el reconocer cómo has llegado a tener ese privilegio (agradecimiento).

Cuarto, no sentirse culpable. La violencia machista es igual de válida, dirigida a cualquier mujer. Pero la realidad es que la situación de quienes conviven con más de una forma de marginalización (como de raza, genero, orientación sexual, salud, etc) es mucho más urgente.

El discurso sobre feminismo no puede quedarse en la postura de “todas las mujeres somos iguales” cuando las realidades son diversas. Si no cuestionamos nuestros privilegios vamos a seguir sirviendo al sistema patriarcal.

Terminamos esta entrevista con una idea muy bella que nos menciona Andrea: “Necesitamos unir nuestro discurso sobre un solo feminismo: uno que quiere construir otro sistema de poder, otro sistema cultural, otro sistema político, económico y ambiental. Para ello, nos necesitamos organizadas, con consciencia de equidad y deconstruidas para seguir marchando juntas en esta lucha“. 💚🦾🦾

Ilustración de portada: Camila Rosa


Si quieres leer más sobre moda y su impacto en nuestra sociedad, síguenos en Instagram.